martes, junio 22, 2010

Planilandia

En mi épica limpieza primaveral he descubierto algunos libros que ya habían traspasado la barrera y en vez de estar muertos de risa estaban muertos de asco. De este modo me he reencontrado con Planilandia de Edwin A. Abbott.
El ticket que había dentro de él me ha "recordado" que lo compre el 12/08/99 así que, aunque sólo sea porque el pobre puede certificar su antigüedad, ha sido leído el primerito y ha sido una gozada.

Planilandia es un mundo en dos dimensiones habitado por triángulos, cuadrados, polígonos, círculos y líneas rectas. Es una crítica satírica a la jerarquía, al machismo e incluso al pensamiento plano de la época victoriana... aunque creo que en estos temas no hemos avanzado tanto como para no poder aplicarnos el cuento en nuestro sobreestimado siglo XXI.
Las mujeres son las líneas rectas y son bastante peligrosas porque son punzantes y pueden incrustarse sin querer (o queriendo) en cualquiera matándole e incluso muriendo ellas mismas en el accidente. Además de peligrosas son obtusas y no entienden el lenguaje común de los hombres, para con ellas hay un lenguaje a parte encaminado los sentimientos. Los hombres dominan la cultura y la ciencia y cuantos más lados tienen más importantes son. Los triángulos isósceles están en lo más bajo de la escala social, son los trabajadores sin categoría y los soldados, los triángulos equiláteros son mercaderes y artesanos y al ser sus tres lados iguales son la clase media de Planilandia.
El libro lo protagoniza un cuadrado, abogado él y apasionado de la ciencia. Los cuadrados y pentágonos son la clase alta y a partir de ahí, el resto de polígonos pertenecen a la nobleza, cuantos más lados ostenten más noble se es. En la cúspide de esta sociedad encontramos a los círculos que son el clero.
En fin, podría ponerme a contar cosas y cosas de este mundo tan peculiar como por ejemplo la Revolución Cromática que hubo o sobre las esperpénticas figuras irregulares que, como en todos los mundos, también existen. Pero prefiero terminar por el final del libro que es casi lo que más me ha impactado. Nuestro cuadrado protagonista recibe la aparición de una esfera en su casa que le muestra la 3ª dimensión.
He encontrado un video que, aunque se queda corto al lado del texto, es muy chulo.
Espero que os guste.

7 comentarios:

Jan dijo...

Uy, me parece que debería usarlo como libro de texto en el trabajo... me sé de uno al que le iba a estallar la cabeza. :)

Pipilota dijo...

Al parecer se usa (¿o usaba?) bastante para el aprendizaje. Espero que la cabeza estallante no sea una de las tuyas ;P

Jan dijo...

¿Una de las mías? Como si yo tuviera más de una cabeza en el cuerpo. No. La geometría no puede conmigo porque soy poderoso y puedo enseñar mi poder a otros que, a su vez, se convertirán en maestros de los trazados. Juntos dominaremos la galaxia.

Pipilota dijo...

No, en el cuerpo no, yo sólo soy una lectora atenta y me guío por tus escritos en los que hablas de tu doble testa (figurada)

Por cierto... Tu inconmesurable y malvado plan no podrá contra esta simple aprendiz de las multidimensiones de las que algún día también será Maestra y dominará el Multiuniverso Bhuahahahah

;)

MIDIAN dijo...

Curiosa esta alegoría bidimensional, no he leído el libro, pero aunque se hayan acabado con muchas convenciones, estoy de acuerdo en que la mirada roma sigue presente en nuestra sociedad. En la mayoría de las ocasiones esa falta de visión es una imposición de la minoría dominante, cuanto mayor sean los mensajes unívocos inculcados a una masa (dos dimensiones) menos podrá el individuo de forma individual hacer ver la tercera dimensión. Es complicado, pero aplicando un poco de imaginación y poniéndose de vez en cuando una capa contra la polución informativa, conseguiremos pensar y ver en líneas, formas y dimensiones diferentes a los corsés impuestos.

Pipilota dijo...

Sí, desde que se inventó el soma para el pueblo nuestra mente es cada vez más unidimensional y lo peor de todo es que hasta cuando crees que te estás saliendo de la linea al final resulta que en realidad estás siguiendo otra linea perfectamente trazada de antemano.

Siento haber tardado tanto en contestarte Midiam, pero mi mente se está viendo sometida a un obtusismo similar al de las mujeres de planilandia, bueno peor porque por lo menos ellas dominan el lenguaje de los sentimientos.

pepa dijo...

La sintesis del bromo.....

 
adopt your own virtual pet!